viernes, 28 de abril de 2017

Y por qué tengo que cambiar yo?

No se tu, pero a mi cada vez que alguien se queja de la vida le respondo lo mismo, cambia y tu vida cambiará, a lo que en el 99% de las personas me hacen la misma pregunta ¿Y por qué tengo yo que cambiar, si son los otros los culpables?. A lo que invariablemente explico siempre lo mismo, empiezo a pensar que no se explicarme o que a la gente le da igual o que quizás yo sea la incordia personificada, o todo a la misma vez. Ahora lo voy a explicar desde la parte negativa, a ver si se entiende mejor. De ser eficaces los métodos de justicia al 100% no habría ningún delincuente en las calles, de ser eficaces las religiones, no habría guerras, de ser eficaz el deseo de paz de los gobiernos no habría nadie que fabricara armas, de ser cierto que todos somos personas, nadie maltrataría a nadie, de ser ciertas las promesas todas serian cumplidas...y un infinito de casos y cosas más. Y es que nada es eficaz si nosotros no lo somos con nosotros mismos, la peor de las mentiras es la que nos hacemos a nivel personal, suele ser esa mentira de son los otros que son malos, incompetentes, falsos e inhumanos. Si yo cuento una mentira, no puedo esperar que me hablen con la verdad, si no soy capaz de ser considerada con los otros, no puedo esperar consideración ajena, y así es el resto. Nos otorgamos el derecho de exigir de los demás lo que no somos capaces de hacer ni siquiera por nosotros mismos, y luego vamos criticando y vapuleando a quienes consideramos los verdugos de nuestras desgracias, es inquietante que haya tanto descontento en la especie humana y tan poco agradecimiento solo por el hecho de tener la posibilidad de elegir una vida buena o mala según nuestros criterios, nadie nos obliga a sentirnos desgraciados ni tampoco a ser más humanos menos protestones y más honestos, la fuerza no es algo ilusorio ni mitológico, todos poseemos una fuerza interna para salir adelante el como la usemos es responsabilidad nuestra no del mundo y sus habitantes. Cambiarse a si mismo empieza por ser honesto y leal hacia uno mismo, es el principio, lo más difícil, pocos lo hacen, pocos lo intentan, pocos son los que gozan de una fuerza interior suficientemente grande como para cambiar el mundo que les rodea con amor, empatía y comprensión, y al ser tan pocos el mundo va girando entre mentiras, veleidades e ilusiones vanas nunca vividas. Sinceramente es muy lamentable que por no hacer un mínimo esfuerzo durante unas semanas, haya tanta angustia, sufrimiento, decepciones y desgracias en un mundo en el que hay verdaderos tesoros escondidos en el fondo de nuestro ser.